Luis Mansilla y Emilio Tuñón

Los arquitectos Luis Mansilla y Emilio Tuñón aseguran que la actual crisis económica “será un buen elemento de corrección para la arquitectura”,  porque “la creación se produce muchas veces ante la restricción”.

Los ganadores del Premio Mies van der Rohe 2007 matizaron que la arquitectura “puede ser más creativa cuanto menor es la ansiedad de poder por parte de los políticos y los encargantes”. En este sentido explicaron que esta disciplina “encarará en el futuro los problemas tanto de las restricciones propias de la situación económica como la corrección sobre la arquitectura mediática, el star-system que se ha hecho en los últimos años”.

Mansilla y Tuñón, que dirigen en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) el curso ‘La mirada y la acción’, enmarcado en la X Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo, aseguraron en rueda de prensa que estas “correcciones” permitirán que “salgan nuevos arquitectos” y se den oportunidades a “mucha gente”. 

Asimismo calificaron de “absolutamente formidable” la transformación que ha sufrido España en los últimos diez años y apostaron por hacer “un esfuerzo creativo” para consolidar la sostenibilidad. En su opinión, la sociedad “no puede conformarse y sentirse tranquila por poner células fotovoltaicas en el techo de su casa”.

Los expertos añadieron que “cada transformación en la sociedad representa una oportunidad para la arquitectura” y, por ello,  concluyeron que “una dificultad es una oportunidad”.

Preguntados sobre la X Bienal de Española de Arquitectura y Urbanismo, Tuñón y Mansilla afirmaron que esta cita “representa una oportunidad para mirar 20 años atrás” y de esta manera “tratar de observar con la misma fascinación e interés las cosas en las que parece que la arquitectura ha acertado o no”.

En este sentido, recordaron que 590 propuestas de arquitectura concurrieron a esta X edición de la Bienal, de las cuales “dos terceras partes eran de una calidad tremenda”, aunque  consideraron que “hay un poco de alejamiento a la hora de comunicarlo”. Así, definieron a la Bienal como un encuentro “que piensa en voz alta y habla en voz baja, lo contrario a lo que estaba ocurriendo hasta este momento”.

En cuanto a su proyecto sobre el Museo de Cantabria subrayaron la “vocación” del Gobierno cántabro y del Ayuntamiento de Santander  por “llevarlo adelante”, aunque matizaron que “no se han hecho los trabajos administrativos para que esto sea así”.

Tuñón y Mansilla quisieron restar importancia al retraso de la obra y recordaron que “esto de la arquitectura es bastante lento”, remarcando que “no hemos hecho ningún edificio que no haya llevado un proceso de menos de ocho años”. Estos periodos son “oportunidades para mejorar los proyectos” porque permiten “reflexionar”,

Tags: , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.