Manuel Pardos, de Adicae

Manuel Pardos es el presidente de Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), desde 1990 una de las asociaciones más activas en la defensa de los derechos de los consumidores. Reproducimos una entrevista concedida al diario ABC desde su retiro veraniego, para responder, aclarar y denunciar lo que considera el «fraude masivo» de las preferentes.

- ¿Cuándo comenzaron a ser un problema las participaciones preferentes?

Se vendían desde 1998 en España y no hubo problemas hasta el comienzo de la crisis. Con la crisis económica todos los valores financieros empezaron a distorsionarse y el sistema que se seguía de traspaso a otro cliente cuando alguien quería deshacerse de ellas empezó a tener problemas. Finalmente, ese cruce entre clientes se prohibió terminantemente en noviembre de 2011. También se había comenzado antes, en el mercado secundario, a vender, con valores cercanos al 100% nominal antes de la crisis. Pero desde el comienzo de la crisis comienza a perder valor y a no tener salida en el secundario. Finalmente, en noviembre de 2011 comienzan a cotizar en el SEND, pero no llega a funcionar bien tampoco. De hecho, están cotizando al 30%, 40% o 50% de su nominal. Una pérdida tremenda y además en un mercado con muy pocos compradores, con dificultades para venderlas.

- A pesar de que los canjes de las preferentes ofrecen liquidez, usted ha dicho que son productos tan complejos y riesgosos como puedan ser las preferentes

Efectivamente, con riesgo de pérdidas clarísimo. En algunos casos, como por ejemplo la deuda subordinada de La Caixa, si la quieres vender ya pierdes más del 20%. Supuestamente si te atienes a los plazos que te han dado, si te dan unas acciones que las tienes que mantener cuatro años, si las vendieses antes se podrían producir unas pérdidas de hasta el 40%. Las entidades dicen que los canjes fueron aceptados libremente, y eso no es verdad. Les dijeron: «O esto, o te quedas con las preferentes». Por lo que la mayoría de los clientes tuvieron que firmar. Así, que se puede decir que de ese «corralito» que se llamaba «preferentes» se ha pasado a otro. Los ahorradores españoles, mediante estos engaños, han estado capitalizando a la banca española, que paradójicamente necesita más capitalización. Aproximadamente, fueron 30.000 millones de euros de preferentes y 10.000 millones de euros de subordinadas. Quieren mantenerlo a toda costa con la anuencia del Banco de España y la CNMV que no han querido dar una solución justa.

- ¿Cuál es esa solución?

Los afectados reclaman la devolución íntegra de su dinero, para que ellos lo dispongan libremente para lo que quieran. Que, generalmente, será invertir en plazos fijos, pero que podrían negociar con sus entidades. Pero no han querido. Han preferido someterlos a todo este riesgo. Nosotros apostamos por una solución institucional. En preferentes había casi un millón de familias afectadas y en deudas subordinadas había un promedio de medio millón de familias. Aunque Adicae se está planteando para septiembre una batería de demandas colectivas que acogen mucho mejor a los afectados. Si cada familia va a la justicia, sería una catástrofe. Por eso solicitamos al Gobierno una medida general, proyectando a las entidades a decir que ha habido una comercialización fraudulenta e ilegítima. Para que se proceda a una devolución ordenada del dinero, que no tiene porque ser todo el dinero, que la gente no quiere llevarse todo el dinero a sus casas. Pero sí el reconocimiento al derecho de tener su dinero disponible inmediatamente y que las entidades negocien sus productos libremente con los afectados.

- ¿Por qué no quieren?

Emplearon las preferentes para capitalizarse y en el canje han querido seguir manteniendo ese capital, como capital de las entidades, retenido aunque no de manera perpetua como es el caso de las preferentes. Han querido seguir reteniendo eso. En forma de acciones, de deuda subordinada a diez años. Es decir, una serie de fórmulas para seguir capitalizando a la banca española. Con la paradoja de que necesitan más capitalización. Por eso no quieren ninguna fórmula libre para el usuario.

- ¿Qué le parecen las nuevas restricciones (inversión mínima de 100.000 euros para las entidades no cotizadas o consentimiento por escrito) que el Ministro de Economía, Luis de Guindos, desveló que iba a anunciar este viernes para adquirir preferentes?

Hay que distinguir entre entidades. Para las que han recibido dinero del FROB o han sido intervenidas y nacionalizadas y tienen preferentes todavía sin canjear, el Banco de España y el Ministerio dicen que Europa les impone que la deuda subordinada y las participaciones preferentes tienen que hacerse cargo de los agujeros del barco.

- ¿Qué le parece eso?

Esto es inaceptable. Todos perfectamente admiten, incluido el señor de Guindos, que ha habido una comercialización masiva fraudulenta. Eso no se puede tapar, ese fraude. Los tribunales no lo están aceptando ni lo aceptarán. Y Adicae recurrirá a los tribunales europeos si hace falta porque hay una contradicción flagrante con las leyes europeas. En todos los países de Europa se venden preferentes, pero en ningún país se han comercializado masivamente. A estos clientes engañados no se les puede tratar como inversores profesionales. Es injusto completamente. Han insinuado que a seis años les darían unos bonos que acabarían recuperando el capital nominal… Esa fórmula tampoco nos convence, porque los años ya que llevan sin cobrar ningún tipo de interés y ahora añadir seis años, cuando los responsables han sido los bancos… Solo cabe la fórmula institucional y sino habrá que recurrir a los juzgados.

- ¿Y las condiciones que quiere negociar de Guindos con Bruselas para que «el daño sea el menor posible»?

Hablamos de las quitas o de los bonos a seis años. Veremos a ver el viernes en el Consejo de Ministros que nos dicen.

- ¿El ministro también comentó que la colocación de preferentes por parte de las entidades deberá ser del 50% para los fondos de inversión y otro 50% para particulares?

Es inaceptable también. La ley vigente europea y española no permite ninguna comercialización masiva a usuarios de a pie. Lo que hay que garantizar es que esto no se vuelva a producir, a los mismos que ahora han caído.

- ¿Él dice que es para evitar discriminaciones?

Si no es discriminación, la prohibición de comercializar masivamente productos de riesgo de complejidad no entendible por un usuario de a pie. Eso no es discriminatorio. Sí además la regulación ya estaba, lo que hay que añadir son todo tipo de controles para que no se vuelva a realizar esa comercialización. Claro que se puede dejar un pequeño porcentaje para aquellas personas que tienen conocimientos muy probadamente, pero tiene que ser una minoría insignificante. No el 100% de los que tienen preferentes han sido engañados, pero Adicae calcula que muy por encima del 90% han sido engañados. Por tanto, no se puede prever el 50%, parecería que los problemas del sistema financiero español no se resuelven de ninguna de las maneras.

- Usted ha dicho que, en este asunto de las preferentes, ha fallado la supervisión, no la regulación. ¿Quiénes son los culpables?

La CNMV y el Banco de España. La primera, como responsable principal de los productos financieros. Y el BdE debería haber estado viendo como se capitalizaba en falso las entidades españolas defraudando a miles de familias españolas.

- ¿Los directores de los bancos y los empleados de las mismas sucursales son cómplices?

Efectivamente tienen algún grado de complicidad. Pero no son los grandes causantes del engaño, decir eso supondría diluir la realidad.

- ¿Los empleados recibieron presiones?

Cierto, eso se ha visto y lo han dicho personalmente a muchos afectados. Han sido el instrumento. Pero para resolver un problema así, salvo algún caso que se demuestre, no se debe ir contra ellos. Sería ir contra las bases y no contra los jefes, los que se inventaron esto. Si están todos en querellas criminales… los de Bankia, los de la CAM, los de Novagalicia, es decir, están todos los dirigentes imputados. Por ejemplo, Facua en Mallorca, según las noticias ayer, ha puesto querellas criminales a 25 empleados de 25 oficinas. Creemos que es una táctica completamente equivocada. Adicae nunca ha sido partidaria de esto, incluso cuando la gente estaba muy enfadada. Pero no eran la madre del cordero, que son los que pueden responder.

- ¿Las preferentes se han vendido a gente sin su consentimiento?

Sí, hay algunos casos sangrantes que han salido en todos los medios que tuvieron que firmar con el dedo, bien por iletradas o porque estaban en un estado de invalidez muy grande. Otros casos, como personas que guardaban ahorros para un miembro minusválido de la familia, que iban guardando ahorros en plazos fijos y se les convenció… en fin, ha habido casos de juzgado de guardia, pero no la mayoría. El engaño mayoritario es el engaño legal de una comercialización fraudulenta.

- ¿Se ha ganado algún juicio a pesar de que la inversión esté firmada por el cliente?

La ley prevé que tiene que ser la entidad quien demuestre no la firma del usuario, sino que eran inversores profesionales. Esto es absurdo y en los juzgados, por el momento, todas las acciones han sido favorables para los usuarios.

- Desde las «subprime» hasta ahora, ha llovido mucho, se ha deteriorado bastante la imagen pública del profesional de la banca. ¿Cree que es es merecido?

Sí, es muy merecido. En España con el «boom» inmobiliario, que perseguían a la gente para las hipotecas, con completa irresponsabilidad de los empleados y las entidades, que también casi han llevado a la quiebra prácticamente a las cajas de ahorros. Es decir, una vez explotada la burbuja y con un resultado que ha sido más de un millón de personas fuera de sus viviendas por desahucio o porque han tenido que entregar la vivienda (quedándoles deuda) ha agravado la imagen ya pésima que se tenía del sistema financiero español desde hace tiempo. Llevamos ya diez años de fraude, desde Gescartera. Las preferentes han deteriorado la confianza de los ahorradores y de las pequeñas empresas. Un deterioro completamente justificado, porque con el crédito han sido completamente irresponsables y han llevado medio a la ruina a casi toda la banca española y, de paso, a la economía. Creemos que la confianza se va a recuperar muy difícilmente y también que no se puede ir con paños calientes. Se debe dilucidar las responsabilidades de los que están ya imputados y no creernos que está todo ya hecho.

Más información aquí

Tags: , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.