Un niño entra en una juguetería y agarra un canguro de peluche. Cuando llega a la caja le entrega a la vendedora un billete de Monopoly.
La cajera le dice:
- Niño, este no es un billete de verdad.
El niño responde:
- ¿Y qué? Esto tampoco es un canguro de verdad.

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.