Ciudades españolas, campeonas en consumo energético

A pesar de disponer de unas condiciones climáticas más benignas en invierno que París o Londres, Madrid gasta en calefacción tanto como ellas, y Sevilla lo mismo que Roma. La insuficiencia en la norma térmica impide el ahorro de recursos energéticos en España en un 25%, pese a que disfrutamos de inviernos hasta un 47% más suaves que en esas ciudades europeas. Así lo publica el diario 20 Minutos  que, además, propone una serie de pautas para que no se dispare el consumo de energía en invierno.

Ya en otoño las familias empiezan a poner la calefacción para caldear sus casas. Además hay que contar con que, al acortarse las horas de luz natural, se acude más a la iluminación artificial. Los hogares españoles consumen una media de 1.600 euros anuales en energía, de los cuales 368 corresponden a la calefacción, 160 al agua caliente, 128 a electrodomésticos y 80 a iluminación, según datos del Ministerio de Medio Ambiente. El consumo de energía en España se ha incrementado un 11,2% desde 2000.

La cifra restante se va en el consumo de combustible de vehículos. En EE UU y el resto de Europa, los edificios con sistemas sostenibles están más consolidados que en España. De hecho, allí se establece un tipo de hipoteca distinto en función de la certificación de la vivienda. Y en España, el consumo de energía por hogar se ha incrementado un 11,2% desde el año 2000.

Instalando sistemas de ahorro energético, como calderas de condensación, ventanas con PVC y otros productos, se podría ahorrar entre un 30 y un 40% de consumo energético.

Calderas de condensación. Aprovechan el calor latente del vapor de agua, energía que en una caldera convencional se pierde. El ahorro es del 30% y se reduce la emisión de gases contaminantes. Cuestan entre 1.290 y 2.490 euros.
Automatismos para persianas. Permiten la motorización de las persianas. Pueden incorporar sensores solares crepusculares que ahorran energía, como los de la gama Eco Opciones de Leroy Merlin. Cuestan entre 50 y 300 euros.
Bombas de calor ‘inverter’. Alcanzan la temperatura deseada de forma rápida y la mantienen estable. Reducen hasta un 50% el consumo de energía. Este equipo genera un coste al año de 84 euros frente a los 184 anuales de un sistema convencional. Cuestan entre 500 y 600 euros.
Ventanas con marcos especiales.  Los marcos de aluminio con rotura de puente térmico y los de PVC conservan mejor el calor y aíslan del frío, lo que permite ahorrar en calefacción. Tienen un precio de 300 euros.
Detectores de movimiento. Encienden las luces de pasillos y otras estancias cuando detectan movimiento y las mantienen encendidas sólo cuando se necesita.
Bombillas de bajo consumo. Duran hasta 10 veces más que las incandescentes y consumen 5 veces menos energía.

Tags: , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.