Declaración de la Renta, ¡ojo a las novedades en vivienda!

Deducción por alquiler o la prórroga en las cuentas ahorro son algunas consideraciones que no hay que obviar.

El pasado 4 de mayo arrancaba la campaña de la Renta, que se podrá presentar  hasta el próximo 30 de junio. Con una salvedad: si la declaración sale a pagar y se quiere domiciliar el pago, el plazo termina el 23 de junio, aunque el cargo efectivo se producirá siete días más tarde.

A la cita con el fisco están llamadas todas las personas que hayan logrado rentas del trabajo superiores a los 22.000 euros cuando proceden de un único pagador o superiores a 11.200 euros (hasta el año pasado, 10.000 euros) si, llegando de más de un pagador, la suma del segundo y siguientes supera los 1.500 euros, o que dicho rendimiento corresponda a pensiones compensatorias, o que el pagador no hubiera tenido obligación de retener. Dado que éste es el segundo año de aplicación del nuevo IRPF, las novedades son menores, pero igualmente relevantes, muy especialmente en todo lo que se refiere a la vivienda.

Respecto a este tema, hay que tener muy en cuenta varios aspectos. Es obligatorio consignar las referencias catastrales de todos los bienes inmuebles urbanos. No hay que caer en la tentación de obviar alguno (o tratar de hacer pasar la segunda vivienda por la habitual) porque Hacienda ha hecho a este respecto un gran rastreo, solicitando, entre otras cosas, a las compañías eléctricas los datos de suministro (consumo anual, datos de los contratantes, entidades que cobren las facturas…) de los inmuebles. En segundo lugar, no hay que dejar pasar de largo la posibilidad de aplicarse la deducción por alquiler de vivienda habitual (el 10,05% de las cantidades que hayan abonado por este concepto en 2008, con un límite en 9.015 euros, al margen de lo que haya aprobado cada comunidad autónoma), a la que tienen derecho todos los particulares que tengan una base imponible inferior a 24.020 euros.

Cuentas ahorro vivienda
También es conveniente recordar que todos aquellos contribuyentes a los que les vencía la cuenta de ahorro vivienda en 2008, y que deberían haber comprado esa vivienda, pero no lo han hecho, se les ha dado una prórroga de dos años, hasta el 31 de diciembre de 2010, para hacerlo sin por ello tener que devolver las deducciones de las que se hubieran beneficiado. Para quienes compraron en 2006, 2007 o 2008 una vivienda nueva sin antes haber vendido una antigua cuentan con la posibilidad de seguir sin pagar impuestos por las ganancias patrimoniales que obtengan con esa venta (incluso si superan el plazo de dos años hasta ahora vigente) hasta el 31 de diciembre de 2010. En materia de vivienda, por último, se ha flexibilizado el concepto de rehabilitación de vivienda, pues ahora su precio o valor de mercado sólo tiene en cuenta la edificación, y no como hasta ahora, que incluía el valor del suelo.

Rendimientos del trabajo
En el capítulo de novedades, también destacan que se ha actualizado la reducción aplicable a los rendimientos del trabajo; que cuando se ejerzan opciones sobre acciones por los trabajadores se podrá aplicar la reducción del 40% por rendimientos irregulares sobre 22.100 euros (antes, 21.300 euros); que los transportistas tienen derecho a no pagar impuestos por determinadas dietas; que los gastos de difícil justificación para los titulares de actividades agrícolas y ganaderas suben al 10%; que se han actualizado las cuantías de los mínimos personales y familiares; que se ha aprobado la deducción de los 400 euros de 2008; que se sigue teniendo derecho a compensación fiscal en el pago de hipotecas o en el cobro de determinados productos de ahorro y seguros… En definitiva, llega la hora de hacer cálculos.

Hipotecas. Atentos a la casilla 738
La norma general señala que por cada 1.000 euros pagados en una hipoteca (hasta 9.015,18 euros) se pueden deducir 150 euros (un 15%). Es decir, como mucho, el contribuyente se ahorra en impuestos 1.352,25 euros por este concepto.

Un año más se ha vuelto a aprobar una excepción. Los particulares que adquirieron su vivienda antes del pasado 20 de enero de 2006, pensando entonces que sus hipotecas gozaban de una fiscalidad más ventajosa, tienen derecho a que se les compense. El importe de esta compensación adicional -la casilla relevante al respecto es la 738 de la página 13 de la declaración- mantiene de facto los coeficientes del antiguo IRPF (20% o 25% por los primeros 4.507,59 euros, en función de si han pasado más o menos de dos años desde la firma del préstamo, y sobre el resto, el 15%). De esta forma, las deducciones totales (compensación incluida) pueden llegar a ser de hasta 1.577,66 euros.

Más información: El País

Tags: , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.