Descalabro de ventas en la Costa del Sol

La venta de vivienda turística en la Costa del Sol ha sufrido un acusado descenso en el último año hasta equipararse al nivel de 1983 debido a la crisis económica que afecta no sólo a España, sino también a otros países que tradicionalmente demandan estos productos inmobiliarios.

Según ha informado a Efe el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), José Prado, en lo que va de año se han vendido alrededor de 2.500 viviendas enfocadas al denominado “turismo residencial”, frente a las 22.800 adquiridas en la Costa del Sol en 2006.

El único producto que se salva de la crisis son las viviendas con un valor superior a un millón de euros, ya que los compradores potenciales no sufren en la misma medida la situación económica, según Prado. Los problemas de financiación y la falta de confianza por parte de los inversores han agudizado la crisis del sector inmobiliario, que hasta 2007 generaba en la Costa del Sol el 40 por ciento de la oferta de segunda residencia en España.

La diferencia entre la crisis que se vivió a principios de los años 90 y la actual es que en la primera los promotores recurrieron a la venta de suelo para subsistir porque era posible obtener créditos, y en la actual existen dificultades de financiación. El presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial, Ricardo Arranz, ha asegurado a Efe que “una situación como la que hay ahora no se recuerda” en el sector, que en la Costa del Sol lleva más de tres años en crisis.

A la desaceleración de la construcción se han unido en los últimos años “escándalos urbanísticos” como el “caso Malaya” contra la corrupción en Marbella que, según Arranz, ha deteriorado la imagen de este destino, así como la paralización de los planes de ordenación urbanística y varias normativas “absurdas” que “aburren” a los promotores, como la que limita la construcción de campos de golf.
Ello también ha supuesto que sea menor el número de viviendas terminadas que aún no se han vendido de este segmento, que está “absolutamente parado”.

El “parón” ha sido menos brusco que en 1992 porque ahora los promotores de turismo residencial venían de una situación de bonanza, y se ha producido un “aterrizaje más lento” que a nivel nacional, en el que ha habido “caída libre”. Por este motivo, el sector afronta la crisis con las viviendas terminadas, lo que contrasta con el panorama vivido en los años 80, cuando las construcciones no se acababan, recuerda Arranz.

Más información:
El País
Finanzas.com

Tags: , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.