El Gobierno aprueba la reforma energética

El objetivo de la reforma energética es “garantizar el suministro al menor coste posible para el consumidor” señalan desde el Ejecutivo. La norma además, simplifica la factura de la luz, mantiene el bono social, favorece la competencia y agiliza el cambio de compañía suministradora.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha manifestado que la reforma del sector eléctrico es necesaria para corregir el déficit de tarifa, es decir, la diferencia entre lo que cuesta producir la electricidad y lo que se paga por ella, y garantizar la sostenibilidad del sistema eléctrico sin que sean los consumidores los que tengan que asumir en sus facturas los costes que genera ese desequilibrio.

Por su parte, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha reconocido que las medidas adoptadas “no son fáciles para nadie pero sí totalmente imprescindibles”. “La reforma -ha dicho- no se casa con nadie. Hemos hecho lo que teníamos que hacer. Hasta ahora hemos tenido un sistema que es insostenible dentro de la incertidumbre y a partir de ahora tendremos un sistema sostenible y con certidumbre”.

Soria ha indicado que el precio de la energía para los consumidores domésticos está muy por encima de la medida de la Unión Europea a pesar de las medidas adoptadas por el Gobierno durante 2012. De no haberse tomado esas medidas, ha precisado, el déficit del sistema eléctrico habría alcanzado los 10.500 millones de euros en 2013 y hubiera sido necesaria una subida de la luz del 42%.

El ministro ha avanzado que el déficit de tarifa previsto para 2013 es de 4.500 millones de euros. Para equilibrar el sistema, las compañías asumirán 2.700 millones de euros, el Estado 900 millones y los consumidores los 900 millones restantes mediante una subida del recibo de la luz del 3,2% a partir de agosto. José Manuel Soria ha asegurado que la subida para el consumidor doméstico sería del 19% si no se aplicara la reforma y las empresas del sector y el Estado no asumieran parte del coste.

El titular de Industria, Energía y Turismo ha indicado que se establece una regla de estabilidad financiera, mediante un sistema automático de revisión, que evitará la aparición de nuevos desajustes. Se limita la introducción de nuevos costes en el sistema eléctrico sin que vengan acompañados de un aumento equivalente de los ingresos. Aquellos sobrecostes generados por las normativas autonómicas o locales deberán ser asumidos por éstas.

Novedades para el consumidor
El Gobierno quiere garantizar el suministro al consumidor al menor coste posible y de la forma más transparente. En este sentido, el ministro ha asegurado que la reforma garantiza que el consumidor va a entender la factura eléctrica ya que se simplificará.

La Tarifa de Último Recurso (TUR), a la que se acogen la mayor parte de los consumidores domésticos, pasa a denominarse Precio Voluntario al Pequeño Consumidor. Se agiliza el proceso de cambio de compañía suministradora y se refuerzan los mecanismos de atención al cliente garantizando su gratuidad. Además, los consumidores más vulnerables podrán continuar acogiéndose al descuento del bono social.

Por otra parte, la reforma también reforzará la lucha contra el fraude, y modificará la estructura de peajes reduciendo el coste sobre el consumidor medio y penalizando las segundas residencias y las viviendas vacías.

Tags: , , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.