El gobierno avala las hipotecas de los parados

El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, reflejó el pasado sábado, tras el Consejo de Ministros, su disposición a asumir riesgos ante la medida de apoyo a los desempleados para que puedan pagar su hipoteca. El Gobierno reconoce que se arriesga al garantizar a las entidades financieras el importe íntegro de los préstamos hipotecarios si, al final, los parados no pueden pagar: “Puede haber coste para el Estado, pero si no nos subimos al árbol, no comemos nueces” señaló Solbes.
En virtud de esta decisión, los desempleados que tengan derecho a la prestación y que estén en paro antes del 1 de enero de 2010, podrán retrasar durante dos años el pago del 50% de la hipoteca a su entidad financiera, siempre que ese plazo mensual no supere los 500 euros y que la cuantía total del préstamo no rebase los 170.000 euros.
Según el vicepresidente, la aplicación de la medida será “un acuerdo basado en dos patas”. Por un lado, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) desarrollará convenios con los bancos y cajas de ahorros para facilitar el crédito y, por otro, los bancos tendrán que acordar de forma privada con los titulares hipotecarios el aplazamiento para abaratar «al máximo» la moratoria y evitar costes notariales y registrales.
Solbes aseguró que la predisposición de los bancos y la cajas de ahorros a la concesión de las moratorias es «total», y reconociendo una vez más la implicación del Gobierno en la medida reafirmó que [las entidades financieras] «nos pasan en cierta medida parte del riesgo a nosotros».
Además de los desempleados también podrán disfrutar de este beneficio los trabajadores autónomos que cierren su negocio o acrediten ingresos anuales inferiores a 18.900 euros y los pensionistas de viudedad con cargas familiares. El Gobierno calcula que medio millón de personas pueden beneficiarse de esta medida.
Más información
Expansión
ABC

Tags: , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.