Paro: previsiones pesimistas para otoño

En la construcción hay 10.307 parados menos que hace un mes, pero 281.000 más que hace un año. Pese al FEIL (Fondo de Empleo para la Inversión Local), el sector se encuentra todavía por encima de los 700.000 parados. Así se pone de manifiesto en un informe realizado por el grupo de inmobiliarias G-14.

Los datos de paro de junio continúan, como en el mes anterior, dando oxígeno al mercado laboral, mostrando un comportamiento claramente mejor que el del primer trimestre de 2009. Los servicios, la industria y la construcción han mejorado el registro de paro frente al mes anterior, contribuyendo a que, por primera vez tras cuatro meses, la tasa interanual de crecimiento del paro registrado sea inferior al 50%. El retraso en la contratación en los servicios para afrontar la temporada turística, no obstante, podría justificar que los resultados en el mes de junio sean mejores que en otros años anteriores.

El paréntesis veraniego, que se extiende hasta el mes de julio, puede hacer que el próximo dato sea también relativamente positivo, apoyado todavía en las obras en marcha del Fondo de Empleo para la Inversión Local. No obstante, las obras del FEIL empezarán a finalizarse a partir de otoño, lo que puede llevar a crecimientos del desempleo adicionales, particularmente en la construcción. Ello se juntará con el fin de la temporada turística, que devolverá el crecimiento del paro a los servicios, y con una industria (13.300 parados menos en junio que en abril) a la que le faltan aún soportes sobre los que mejorar la actividad y el empleo.

Los datos de afiliación, en cambio, no pueden ser interpretados de un modo tan positivo. La afiliación se ha reducido en junio en 5.500 personas (26.600 afiliados menos si se corrigen las cifras del efecto estacional), hasta 18,1 millones de personas. En este caso, el incremento de la afiliación en servicios (6.815 personas más) se ve prácticamente compensado con la reducción en la industria (6.328 personas menos), mientras que la construcción y la agricultura reducen la cifra de afiliados, respectivamente, en 1,782 y 4.475 personas. Los datos corregidos de estacionalidad, además, muestran que la corrección que venía produciéndose en meses anteriores se frena. Así, la caída del número de afiliados, neta de estacionalidad, se mantiene en torno a los 30 mil, confirmando que el impacto de la contratación a través del FEIL en afiliación estaría mostrando su agotamiento.

La construcción, con 1,83 millones de afiliados en junio, continúa siendo el sector en el que se han destruido más empleos en el último año (580 mil), frente a los 418 mil de los servicios y los 320 mil de la industria. La tasa de crecimiento interanual del paro sigue mostrando síntomas de corrección, como en el resto de los sectores, y frente a los ritmos de crecimiento superiores al 100% de finales del año pasado, ahora el ritmo es del 65%. En el sector, continúan notándose dos efectos: el FEIL podría no estar afectando ya al ritmo mensual de la afiliación, por que la mayoría de los contratos ya han sido activados, pero continúa teniendo efectos positivos sobre el paro que se agotarán a medida que, en otoño, se finalicen las obras derivadas de este Fondo. Pero ello enmascara el impacto que sobre el empleo y el paro en construcción está teniendo la caída de la actividad en construcción y del número de obras residenciales en marcha. En este sentido, el número de viviendas en construcción ha experimentado reducciones máximas, a razón de casi 100 mil viviendas menos en los dos primeros trimestres de 2009, lo que debería estar trasladándose a un menor empleo en el sector residencial. Aunque a menor ritmo, esta tendencia continuará en lo que queda de año, por lo que es de esperar que, cuando se agote el impacto positivo del FEIL, y si no se aplican nuevas medidas de actuación para el sector, el empleo en construcción continúe reduciéndose de forma notoria. La contribución al desempleo, por tanto, podría no mantener el ritmo de ajuste mostrado en los últimos meses, y mostrar un comportamiento más plano a partir de otoño. 

En definitiva, los datos del paro registrado correspondientes al mes de junio, muestran en principio, un comportamiento mejor que el de meses anteriores, lo que debe ser considerado como una buena noticia. No obstante, la destrucción en el número de afiliados muestra que la economía está todavía muy lejos de poder empezar a considerar que lo peor ha pasado, aunque la campaña estival ayude a observar mejores datos en el mercado laboral.

El mantenimiento del empleo existente, y la creación de empleos adicionales, debe continuar siendo una prioridad para la economía española, ante el riesgo de que el desempleo contribuya en mayor medida a una desaceleración de la actividad económica general a través de efectos de segunda ronda. De hecho, debe tenerse en cuenta que las primeras tasas relevantes de aumento del desempleo se observan a finales de 2007, lo que lleva a un agotamiento del recursos a la prestación por desempleo para los primeros parados, en una tendencia que evolucionará a más en otoño, y que podría llevar a recortes adicionales de la demanda por parte de las familias.

Tags: , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.