El subarriendo, en auge en tiempos de crisis

En tiempos de crisis no es nada raro encontrar pisos alquilados por partida doble. Es decir, que el inquilino a su vez alquila una o varias habitaciones de la vivienda que ocupa a otras personas. Es algo conocido como subarriendo, y los estudiantes e inmigrantes lo hacen con especial frecuencia.

Según publica el diario 20 Minutos, se produce especialmente en las grandes ciudades y en tiempos de apuros económicos. Al igual que en el caso de las mascotas, salvo que en el contrato se especifique que está prohibido el subarriendo (una claúsula que a veces se incluye, ya que muchos propietarios quieren controlar qué personas entran  en su propiedad)  se da por hecho que el subarriendo está permitido. Eso sí, el propietario tendrá que dar su consentimiento previo por escrito.

Si en el contrato de alquiler se especifica que está prohibido el subarriendo y, pese a todo, el inquilino mete a terceros en casa cobrando por ello, el arrendador tiene derecho a dar por terminado el contrato de alquiler unilateralmente y el arrendatario tendrá que abandonar el inmueble sin derecho a ninguna indemnización.

Hay una salvedad: en los contratos de alquiler previos a la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 sí que se permite el subarriendo sin el consentimiento del propietario siempre y cuando no haya más de dos subarrendatarios.

Al igual que conviene que el arrendatario disponga de un contrato por escrito con el propietario, también al subarrendado interesa hacerle un un contrato de subarriendo en el que quede claro su nombre, la zona de la casa que se subarrienda y el precio del subarriendo.

Algunos detalles a tener en cuenta
*No es posible arrendar toda la vivienda a otras personas, tan sólo se puede subarrendar parte.
*El dinero que el inquilino cobra por un subarriendo no podrá superar al del arrendamiento.  La idea es que el alquilado no puede lucrarse a costa de la propiedad ajena.
*En el contrato de arrendamiento se puede pactar que el propietario obtenga un porcentaje de los subarriendos. Algo que anima a los propietarios a permitirlos.
*Si el contrato del arrendatario concluye, también lo hará el del subarrendado.
*Las autoridades tienen derecho a limitar el número de personas que ocupan la vivienda

Tags: , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.