En España hay 800.000 viviendas nuevas sin vender, según CatalunyaCaixa

Las nuevas estimaciones del Servicio de Estudios de CatalunyaCaixa sitúan el stock de vivienda nueva pendiente de venta en cerca de 800.000 unidades en el cuarto trimestre de 2010, equivalentes a un 3,2% del parque total, según el último Informe sobre el Sector Inmobiliario Residencial en España. El excedente relativo se mantiene así constante respecto al mismo periodo de 2009, si bien las cifras absolutas suponen un incremento de 14.000 unidades. Este aumento se corresponde con un volumen de nuevas entradas de 258.000, suma de las viviendas acabadas el año pasado, y de salidas de 243.000, resultado de 200.000 operaciones de compraventa y de 43.000 viviendas acabadas en régimen de autopromoción (por particulares y por comunidades de vecinos). Cabe destacar que del total de viviendas acabadas en 2010, un 22% se corresponde con el régimen de protección oficial, por lo que el descenso en la vivienda libre continuó siendo muy sustancial.

En conjunto, el volumen de demanda de viviendas, medido a través de las operaciones de compraventa, aumentó el año pasado en un 6%, gracias al impulso del 30% en el segmento de segunda mano. Y eso fue así por la mayor corrección acumulada en los precios en este mercado, que, según diversos indicadores, se situaría en un rango del 15-25% frente al 10-15% en la primera mano. También influyeron los cambios fiscales, la subida del IVA el pasado julio y la eliminación de las deducciones por compra al IRPF, aspectos ambos con mayor impacto positivo en la vivienda usada, ya que en el primer caso no le afectó y en el segundo lo habría hecho de manera menos intensa, al ser los precios de adquisición menores.

Respecto a las perspectivas de precios, el informe presenta un ejercicio sobre parámetros de accesibilidad para determinar posibles ajustes adicionales. Para ello se toman como referencia los hogares con personas de 25 a 39 años y con mayor nivel de calificación, que se consideran los segmentos de la población con probabilidad más elevada de convertirse en demandantes reales de vivienda. El retorno a niveles de accesibilidad considerados razonables supondría, de media, un ajuste adicional de alrededor del 10% sobre los precios del primer trimestre de 2011, que representaría una caída desde el máximo, equiparable a la registrada en la anterior recesión inmobiliaria a principios de los noventa. Este ajuste se debería producir de una forma marcadamente heterogénea segundos territorios, con lugares en lo que tendría que ser significativamente superior a la media, mientras que en otros el ajuste de precios ya se puede considerar como prácticamente concluido.

Con relación a la evolución del excedente de vivienda nueva en los próximos años, el volumen de obras iniciadas el 2009 y el 2010 condiciona una entrada en el stock de unas 150.000 viviendas el 2011 y de unas 125.000 el 2012. Estas cifras se sitúan ligeramente por debajo de la previsión de nuevos hogares a medio plazo, estimada en unos 138.000 por año hasta el 2015. A partir de estas proyecciones, el informe realiza un ejercicio de previsión sobre la capacidad de absorción del stock de vivienda principal en este horizonte, considerando movilidad intraprovincial de población, pero no interprovincial. Con estas hipótesis, de un excedente de 695.000 viviendas principales a finales del 2010 se pasaría a un stock de 186.000 el 2015. La diferencia entre los nuevos hogares y el excedente absorbido, de 198.000 viviendas en el periodo 2011-2015, sería la demanda insatisfecha, determinada por las diferencias de stock entre territorios y las restricciones en la movilidad. Este escenario es compatible con la eliminación del stock en la mayoría de provincias ya a partir de 2011, generándose necesidades de nueva producción en un número significativo de territorios, sobre todo en Madrid y en Andalucía. Por el contrario, importantes desequilibrios persistirán en otras zonas, como municipios del litoral mediterráneo, con un elevado peso de la segunda residencia, como los casos de Castellón, Murcia, Tarragona y Alicante.

El stock creció en 8.000 unidades hasta marzo, según el G-14

A las estimaciones de Catalunya Caixa y Acuña & Asociados se unen los cálculos del grupo de las principales inmobiliarias españolas, el G-14, que estima que el ‘stock’ de viviendas aumentó en 8.000 inmuebles durante el primer trimestre del año, hasta rondar las 700.000 unidades, como resultado del registro de 34.000 certificados de fin de obra, frente a las 26.000 viviendas vendidas.

En un comunicado emitido tras conocerse que la construcción de viviendas libres descendió un 13,8% en el primer trimestre de este año, con un total de 15.398 inmuebles iniciados, según el Ministerio de Fomento, el ‘lobby’ de los grandes promotores afirma que “la actividad inmobiliaria sigue marcando mínimos históricos“.

Así, califica la reducción de las compraventas en los últimos meses de “intensa”, una vez “diluido el ‘efecto deducción’, y constata un “recrudecimiento” de las condiciones financieras.

Tags: , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.