Habrá más incentivos para las empresas que bajen su sinietralidad

La Seguridad Social ampliará su catálogo de enfermedades laborales para incluir afecciones comunes como el infarto de miocardio y los trastornos psicosociales (procesos depresivos y otras cuestiones psíquicas como la ansiedad o el estrés), de modo que pasará de englobar 30.000 a 300.000 patologías, según ha anunciado el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado durante la apertura de la jornada La información como herramienta necesaria en el conocimiento del daño asociado al trabajo, organizada por la Seguridad Social y el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene del Trabajo, en conmemoración del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, celebrado el 28 de abril.

Durante la jornada, Granado también ha destacado la puesta en marcha de los incentivos a las empresas que hayan acreditado una baja de la siniestralidad laboral y en las que rigen procesos de prevención de riesgos laborales pactados con los trabajadores.

“Estas empresas tendrán derecho a recibir una parte porcentual, pequeña en un principio, pero que puede crecer con el paso de los años si se considera que la iniciativa tiene efectos positivos, a lo que hay que añadir una devolución de las cuotas de la Seguridad Social“, ha señalado.

En la práctica es un proceso de riesgos compartidos, es decir, “las empresas hacen una inversión para mejorar las condiciones de salud y seguridad de los trabajadores, con ello disminuye la siniestralidad laboral y entonces lo lógico es que la reducción de los costes de la siniestralidad laboral se traslade a las empresas”.

Según el secretario de Estado de la Seguridad Social “aspiramos a que el bonus sea el elemento central de una estrategia pactada entre empresarios y trabajadores de mejora de las condiciones de trabajo en las empresas españolas“. El real decreto aprobado podrá rebajar hasta un 10% las cotizaciones por contingencias profesionales y supondrá la devolución de unos 130 millones de euros este año.

Octavio Granado reflexiona sobre el sistema español de protección social, donde “se invierte muy poco en prevención y demasiado en paliar esa falta de prevención”. Se trata -añade- de invertir esa tendencia y gastar más dinero en prevenir Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales, gracias a los ahorros que vayamos consiguiendo a través de la prevención”.

Bajan los accidentes

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cada año mueren dos millones de personas a causas de accidentes o enfermedades relacionadas con el trabajo. Además, se producen 270 millones de accidentes. En España, las cifras están más controladas pero en 2008 murieron una media de tres personas por día, una cifra que bajó a 1,8 el año pasado como consecuencia, sobre todo, de la crisis económica.

Aproximadamente un tercio de estos accidentes son «in itinere». Y es que, si la caída de la construcción ha tenido un efecto positivo, éste ha sido sin duda la reducción de la siniestralidad laboral. «El que haya una menor ocupación en la construcción ha influido en la siniestralidad, pero el índice de incidencia (número de trabajadores entre siniestros) dice que hemos bajado un 5%, lo cual es fruto del trabajo de sindicatos, gobiernos y patronales», comenta Carlos Martínez, director general del Instituto Madrileño de Formación.

Además, según Carlos Martínez, ha habido una modificación legislativa consistente en que «las empresas que no tienen mortales o incapacidades pueden recuperar todo lo invertido en prevención del riesgo laboral a través de bonificaciones en los seguros sociales, lo cual incentiva más si cabe a que el empresario vea la prevención de riesgos como una inversión y no como un gasto». Estas condiciones son aplicables desde ya y además se puede beneficiar de ellas cualquier empresa de cualquier sector, incluso algunas con siniestralidad baja como las de servicios.

Incapacidad laboral en España y Europa

A tenor de un estudio sobre morbilidad y las causas de concesión de pensiones de incapacidad por enfermedad común, Granado explica que España está en una óptima situación en relación con los países del norte de Europa en cuanto a determinada clase de enfermedades como las psicosociales.

A esto contribuyen circunstancias como “un mayor número de horas de sol o la dieta mediterránea”. Sin embargo, “estamos peor situados en otro tipo de riesgos, fundamentalmente en los procesos tumorales y en los riesgos músculo-esqueléticos“. Este tipo de patologías son las más frecuentes en España y en las que menos se ha progresado. “Sabemos qué tipo de padecimiento tenemos, qué tipo de problemas plantea realizar trabajos continuados en determinadas posiciones y, sin embargo, mantenemos los mismos problemas de salud, enfermedad y bajas laborales que teníamos hace 20 años”.

Tags: , , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.