La renta per cápita vuelve a caer tras 15 años de subidas

Malas noticias desde el punto de vista de la convergencia económica con Europa. La renta per cápita de los españoles volvió a caer en 2008, dejando atrás quince años de subidas ininterrumpidas. La pérdida de riqueza relativa tiene que ver con un hecho. Mientras la población habrá aumentado cerca del 2% el año pasado, el Producto Interior Bruto (PIB) únicamente ha crecido un 1,2% en media anual, según ha adelantado el Instituto Nacional de Estadística.

Aunque los datos sobre población no están todavía cerrados -los últimos corresponden al 1 de enero de 2008- las proyecciones demográficas están ampliamente superadas por la realidad en cuanto a las cifras de partida. Básicamente debido a que la inmigración, pese a la recesión económica, continúa subiendo con fuerza, completamente alejada del nuevo escenario macro. 

Las  últimas cifras del Ministerio de Trabajo indican que el número de extranjeros con tarjeta de residencia creció a lo largo de 2008 en 494.485, lo que significa un aumento del 12,45% respecto al año anterior, y ello en un año de fuerte crisis económica. En la actualidad, hay 4,47 millones de extranjeros con tarjeta de residencia, de los que el 40% procede de la Unión Europea. La cifra de nuevos extranjeros con papeles, con ser elevada, supone un descenso del 50% respecto de los 957.206 permisos concedidos el año anterior, lo que significa un brusco recorte en los flujos de inmigración.

Casi medio millón más de personas viviendo en España significa que la población se habrá situado a 1 de enero de este año en algo más de 46,65 millones de habitantes, a los que hay que sumar el crecimiento natural de la población española (diferencia entre nacimientos y defunciones). Lógicamente, habría que restar los inmigrantes que abandonen en España por razones laborales, pero lo cierto es que hasta ahora los planes del Ministerio de Trabajo han dado cifras irrelevantes. En sus últimas proyecciones -realizadas hace menos de un mes-, Estadística preveía un aumento de la población del 1,82% para el año 2008, es decir, bastante por encima de lo que ha crecido la actividad económica.

Una realidad muy distinta
El INE estimaba que la población a 1 de enero de 2008 se situaría en 45,28 millones de habitantes, pero la realidad ha sido muy distinta. El censo oficial de población aprobado por el Consejo de Ministros sitúa el número de habitantes en 46,15 millones, es decir 870.000 más que los previstos por el INE en sus propias proyecciones, lo que supone un aumento del 2,1% respecto del año anterior.
Aquellas proyecciones son las que Estadística envía periódicamente a Eurostat, y a partir de esa información Bruselas ha estimado que en 2008 la renta per cápita se situará en el 101,7% de la media de la UE a 27. Es decir, muy lejos del 105,5% que se alcanzó en 2007, lo que da idea del deterioro de la convergencia en términos de renta. Respecto de la UE a 15 -que incluye a los países más avanzados-, el alejamiento es de 2,8 puntos. Dicho en otros términos, la convergencia vuelve a colocarse en niveles del año 2003. España alcanzó la media de renta per cápita en 2002, cuando se situó en el 100,5%, lejos del 93,3% registrado en el año 1997.

El caso más espectacular, sin embargo, será el de Irlanda, que aunque seguirá siendo el segundo país de la Unión Europea con mayor renta per cápita (tras Luxemburgo), perderá nada menos que diez puntos de riqueza relativa debido al desplome de su economía; afectada, como en el caso español, por un brutal hundimiento de su mercado inmobiliario. Pasará del 150% al 140% en sólo un ejercicio.

Más información:
Cotizalia.com

Tags: , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.