La venta de viviendas turísticas sufre otro descalabro histórico

Málaga ha pasado de generar el 40% de la inversión inmobiliaria en España por parte de extranjeros en 2005 a sólo el 8,5% en 2008. En este periodo, la comercialización ha caído de 12.400 segundas residencias a apenas 1.000.

No corren buenos tiempos para el mercado de las segundas residencias, un sector económico que hace apenas cuatro años representaba casi mejor que ningún otro la fortaleza económica de la Costa del Sol y su indiscutible liderazgo turístico en España. Con los datos relativos a 2008 que obran en poder de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP), el análisis se convierte en la comprobación de que esta fuente de riqueza se ha desmoronado hasta significar algo casi anecdótico.
Como muestra, basta recordar que en el año 2005, la provincia de Málaga acaparaba el 40% de toda la inversión extranjera en viviendas turísticas de España, con 12.400 unidades vendidas. A partir de ahí comenzó una debacle progresiva, con descensos interanuales del 50%, que han convertido al turismo residencial en responsable de sólo el 8,5% del gasto nacional en este concepto. A lo largo del último ejercicio sólo se despacharon 1.100 segundas residencias. El parón es prácticamente total.

Así lo confirma el presidente de la ACP, José Prado, que no duda en reconocer el descalabro. “Hemos pasado en apenas cuatro años del primer puesto al último en la clasificación de las zonas de España en turismo residencial”, asegura. La Costa del Sol, Baleares, Canarias y Alicante reúnen más del 91% de la oferta total de residencias turísticas del país. La provincia de Málaga era líder indiscutible en 2005 y ahora es, también de forma irrefutable, la colista del grupo. Y esto es así porque los municipios considerados turísticos -principalmente los de la línea litoral- han sufrido bajadas cercanas al 80% de forma generalizada.

“Hay localidades que no han visado ni una sola licencia de construcción”, admite Prado. Atrás quedan los tiempos, cercanos por otra parte, en que el visado de viviendas llegaba con facilidad a 40.000 unidades cada año, de las que unas 12.000 iban a parar al segmento de turismo residencial. Ahora, con la construcción paralizada, el paro reinante y la cerrazón de las entidades financieras a la hora de dar créditos, la situación no puede hacer más que empeorar. Por lo pronto, en este 2009 no sólo no va a llegar una recuperación, por tímida que sea, sino que la inercia va a socavar aún más las bases del sector. “Se han perdido 1.200 puestos de trabajo en la construcción sólo en enero de este año, y si en diciembre llegamos en toda España a más de cuatro millones de desempleados, el paro va a ser total y absoluto”, lamenta el responsable de los constructores y promotores de la provincia de Málaga.

Más inormación:
La Opinión de Málaga

Tags: , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.