Nueva batería de propuestas de los “indignados” sobre vivienda

El movimiento 15-M ha lanzado una nueva serie de propuestas para garantizar el acceso a la vivienda. Los “indignados” integrantes del grupo de Las Palmas de Gran Canaria consideran que para lograr este objetivo la vivienda debe “dejar de depender del mercado” incidiendo en tres ejes de actuación fundamentales. En primer lugar plantean “dar uso a las viviendas vacías existentes”, y para promover su habitabilidad proponen la creación de  una bolsa de alquiler social. En los casos en que los propietarios quieran mantener la vivienda vacía en lugares donde haya escasez, “se la considerará un bien de lujo y será gravada, por tanto, con un contundente impuesto cuya cuantía desincentive el mantenerla desocupada”.  

Vivienda pública
Allí donde el parque de viviendas existente no sea suficiente para cubrir las necesidades de alojamiento de la población, el movimiento 15-M considera necesario que la iniciativa pública genere suelo barato para promover vivienda social en alquiler. “El objetivo es que en el periodo más breve posible, toda la población que lo desee pueda acceder a una vivienda de alquiler social fuera de los mecanismos de mercado” y para ello será necesario abaratar el suelo para uso social declarando “todo el suelo inicialmente protegido y no urbanizable”.

Las diferentes administraciones públicas deberán garantizar este parque público de alquiler en el plazo más breve posible, añaden “los indignados”. Por ejemplo, “los Presupuestos Generales del Estado de 2007 prevén destinar 9.000 millones de euros a vivienda, principalmente a bonificaciones fiscales y deducciones por compra de vivienda. Con ese dinero se podrían construir hasta 150.000 viviendas públicas en alquiler. Si fueran necesarias más, se podría aumentar el gasto público en vivienda reasignándolo de otras partidas presupuestarias menos prioritarias o revertiendo las regresivas reformas fiscales de los últimos años para disponer de recursos adicionales”.

Urbanismo al servicio de los ciudadanos, no del mercado
En tercer lugar el movimiento propone “articular el territorio con criterios de sostenibilidad, al servicio de los ciudadanos y de sus necesidades y no al de los propietarios del suelo, promotores y constructores. Para lograrlo es imprescindible la participación democrática real de la ciudadanía en el desarrollo urbanístico del territorio y someter a referendum la aprobación de los planes urbanísticos“. Un urbanismo al servicio de los ciudadanos debe pasar por consolidar y mejorar la ciudad ya existente, señalan “con una edificación en altura razonable (ni adosados ni rascacielos), con bloques de viviendas en manzanas abiertas a la ciudad y a la calle y no como prisiones encerradas sobre si mismos, promoción de los espacios gratuitos de socialización ajenos a la lógica comercial (plazas, parques, centros sociales, espacios deportivos), apuesta por el transporte colectivo (intermodal) y la accesibilidad (peatonalización), mezcla de usos del suelo no excluyentes entre si, evitando la especialización extrema del espacio urbano, la creación de zonas marginales”.

Tags: , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.