Ojo con el “swap”, claúsula que impide rebajar la hipoteca

Si hace unas semanas se conocía que la ‘cláusula del suelo’ dejaba sin efecto el desplome del Euribor, ahora un nuevo producto financiero, con hasta ocho apodos diferentes, puede impedir un considerable ahorro.  ¿Le suenan los términos ‘swap’, IRS, ‘clip’, ‘bono clip’, cuota segura, permuta financiera, contrato cobertura hipoteca o cobertura de tipos? Si es así y el día que firmó alguno de estos derivados no se informó, puede llevarse un inesperado susto con sus próximos recibos ligados a la hipoteca.

Según informa El Mundo, el ‘swap’ es un producto financiero complejo con casi medio siglo de historia pensado, principalmente, para empresas y autónomos por el que los prestatarios y las entidades financieras sellan un acuerdo en el que los créditos van a estar referenciados a un tipo de interés fijo durante un plazo establecido, independiente de variaciones externas. Aunque no está dirigido a las hipotecas, tras el verano, cuando el Euribor toco su máximo en julio (5,3%), los bancos y cajas comenzaron a venderlo a sus clientes, que ahora son casi indemnes a la caída libre del índice. Este producto también se usa, por ejemplo, en el intercambio de divisas o en la compra de barriles de petróleo para fijar un valor fijo a las monedas y un precio fijo al barril independientemente de sus fluctuaciones.

Esta permuta financiera, como derivado, no aparece en las escrituras ni en el contrato hipotecario en sí. Se firma en un documento anexo durante cualquier momento de la vida del préstamo hipotecario. Con ella, el hipotecado se asegura pagar un interés fijo máximo durante un periodo de tiempo aunque el nivel del Euribor esté muy por encima. En principio, y sobre el papel, un buen producto. Y más si tenemos en cuenta que la entidad abona la diferencia al cliente cuando el Euribor es superior al tipo de referencia pactado. El problema llega cuando los tipos de interés bajan considerablemente, como ha ocurrido.

“Yo he caído en el ‘timo’. En octubre, después de reunirnos con el notario, la entidad me obligó a contratar este seguro -así lo denomina aunque realmente no lo es- de cobertura de tipos de interés en el momento de la firma. Era una de las condiciones, que desconocíamos hasta ese momento, y me la colaron. Sellé este producto al tipo pactado del 5,10% hasta el 1 de mayo de 2009 y del 5,20% del 1 de mayo de 2009 al 1 de noviembre de 2013. Durante estos primeros seis meses, la caja me ha ingresado 20 euros al mes porque cuando revisé el Euribor estaba ligeramente por encima del 5,10%. Ahora, con el indicador por debajo del 2%, tendré que pagar, además de la cuota de la hipoteca, otros 206 euros en concepto de liquidación de coberturas”, afirma indignada Eva, que incluso puede mostrarse satisfecha porque cuenta con un tipo de referencia mínimo del 3% (un suelo dentro de este ‘swap’).

Explicado de otras palabras, las hipotecas que estén sujetas a este derivado deberán ajustarse siempre al tipo pactado. Si éste está por debajo del Euribor, la entidad financiera le abona la diferencia, pero si está por encima le tocará al cliente compensar la variación. Eva, al tener un tipo de referencia mínimo del 3%, ‘sólo’ tiene que hacer frente al 2,1% restante que queda para alcanzar el 5,1%. Si este mínimo no existiera, la liquidación por cobertura sería mucho mayor. Esta cifra va desligada de la cuota hipotecaria, que sí que baja, pero la entidad financiera la compensa con el ingreso que supone el ‘swap’.

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.