Archivos sobre ‘plusvalia’

Vender una vivienda será más caro a partir enero 2015

Jueves, 25 de septiembre de 2014

montoroCon la nueva reforma fiscal, se eliminan los coeficientes de inflación y de abatimiento por la compra venta de bienes inmuebles que rebajaban la plusvalía patrimonial por la que se tributaba en la Declaración de la Renta.

Esta modificación fiscal entrará en vigor a partir del 1 de Enero de 2015, por tanto, todos aquellos contribuyentes españoles que decidan vender una vivienda en el año 2015, tendrán que pagar más por esa plusvalía patrimonial que si la venta se hubiera hecho en el año 2014.

Cuando se vende una vivienda o cualquier otro bien inmobiliario, se tiene que tributar por la revalorización que haya experimentado desde el año en que se compró. Actualmente, el programa PADRE aplica un coeficiente de actualización, para restar de la plusvalía patrimonial el efecto de la inflación sufrida en esos años, por tanto, hasta ahora se tributa por la ganancia real de valor y no por el incremento de los precios generado por la inflación.

Además, si la vivienda se compró antes del 31 de diciembre de 1994, se aplicaban los coeficientes de abatimiento para descontar de la plusvalía patrimonial las revalorizaciones existentes en las fincas más antiguas.

Si el elemento patrimonial es adquirido en el año 1994, la ganancia patrimonial sujeta a gravamen es del 88,89%.

Si el elemento patrimonial es adquirido en el año 1888, la ganancia patrimonial que está sujeta a gravamen es del 22,23%, por tanto, no se tributa por el otro 77,77% restante.

Si el elemento patrimonial es adquirido con anterioridad al año 1986, por el coeficiente de abatimiento se deja libre de impuestos la ganancia acumulada hasta el 20 de enero de 2006.

El gobierno de Montoro, ha decidido eliminar estos coeficientes en su reforma fiscal. De modo que las plusvalías patrimoniales por la venta de un inmueble mantenido durante un largo plazo, tendrán que tributar en la Declaración de la Renta por cantidades muy superiores.

El Gobierno gravará fiscalmente la especulación inmobiliaria

Miércoles, 19 de septiembre de 2012

El cambio fiscal que realizará el Gobierno a las plusvalías no afectará solo a operaciones financieras, sino que también se aplicará a plusvalías que provengan de otro origen, como las generadas por venta de inmuebles, viviendas o locales.

Así lo ha precisado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en una rueda de prensa para presentar la ejecución presupuestaria de las comunidades autónomas en el primer semestre del año. “Aún lo estamos estudiando, pero afectaría a plusvalías de otro origen”, ha dicho Montoro, quien ha explicado que el objetivo es fomentar la actividad y el ahorro, pero en operaciones a medio y largo plazo.

Según Montoro, la idea es que el cambio afecte al concepto básico de variación del patrimonio, lo que deja la puerta abierta a que afecte a más operaciones que las bursátiles o las inmobiliarias. “Aquí hay de todo”, ha señalado.

Revertir el cambio introducido por el PSOE

La idea final es volver a la tributación que existía antes del cambio introducido por el PSOE en el año 2007, en concreto la que elaboró el PP cuando estuvo en el Gobierno años atrás y que siempre distinguió las plusvalías por plazos.

El cambio del PSOE, según Montoro, daba lugar a movimientos muy a corto plazo porque no se tenía en cuenta el tiempo en el que se generaba una plusvalía, por lo que generaba cierta “inequidad”. “Con un Gobierno del PP no se habría hecho la reforma del 2007″, ha dicho.

En este sentido, el ministro ha resaltado la importancia de “modular” el tiempo en el que se genera una plusvalía, ya que no se puede aplicar un tipo fijo a las rentas generadas en una hora o un día cuando a los ciudadanos que generan rentas del trabajo se les aplica un tipo progresivo.

Además, Montoro ha aseverado que la diferenciación en el tiempo en que se genera una plusvalía existe en varios países y ha resaltado la importancia de tener en cuenta la equidad tributaria en un momento de crisis económica.

De hecho, ha adelantado que el Gobierno irá cambiando otros elementos fundamentales del sistema impositivo español para que los ciudadanos contribuyan al erario público en función de su capacidad económica, tal y como manda la Constitución.

La compra de pisos tendrá una exención del 50% de la plusvalía

Miércoles, 16 de mayo de 2012

El Gobierno incentivará la adquisición de vivienda con una bonificación de la plusvalía, según ha anunciado Ana Pastor, ministra de Fomento. Con la finalidad de dinamizar el mercado inmobiliario se establecerá una exención del 50% de las rentas derivadas de la transmisión de inmuebles urbanos que sean adquiridos entre el 11 de mayo y el 31 de diciembre de 2012, siempre y cuando no exista vinculación entre las partes.

La exención, que se practicará en el ejercicio en el que se produzca la transmisión, sirve tanto para personas físicas como jurídicas. Eso sí, no se podrán beneficiar de esta medida compras realizadas entre padres e hijos. El cambio normativo está enfocado a revitalizar el  mercado inmobiliario español y, también, a facilitar que los bancos vendan el stock de casas que acumulan en sus balances y que erosiona sus cuentas de resultados.

Los promotores no podrán cobrar al comprador la plusvalía

Lunes, 27 de febrero de 2012

El Tribunal Supremo (TS) ha declarado nula por “abusiva”, y con carácter retroactivo, la cláusula por la que los promotores de viviendas nuevas trasladaban a los compradores el coste de la plusvalía (Impuesto sobre el incremento de valor de terrenos urbanos). Según informa la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) en un comunicado, el Supremo considera que son los promotores quienes deben pagar el coste de la plusvalía.

La CECU ya advirtió en 2005 de la inclusión de estas cláusulas en el 44% de los contratos de vivienda. Un año después, la Ley 44/2006 prohibió de manera expresa que los compradores de vivienda tuvieran que pagar impuestos que legalmente correspondían a los promotores. Sin embargo, los vendedores de promociones de viviendas nuevas siguieron obligando a los compradores a sufragar estos gastos. El Supremo aclara ahora está situación declarando “abusiva” esta cláusula, incluso aunque se hubiera pactado antes de la entrada en vigor de la ley del año 2006.