El retraso en los pagos de la hipoteca crece un 121% en el último semestre

Uno de cada tres hipotecados reconoce tener dificultades para cumplir con el plazo de pago de las cuotas hipotecarias. Así lo reflejan los datos publicados por el observatorio de la financiación familiar a partir de un informe elaborado por la Agencia Negociadora de Productos Bancarios, que ha puesto de manifiesto que en los últimos seis meses ha crecido en un 121% el número de españoles que se han visto obligados a retrasar los pagos de la hipoteca

De octubre a mayo: un aumento del 17% en los atrasos

En octubre de 2008 el 14% de los encuestados reconocía haber tenido que retrasar el pago de las cuotas, mientras que el pasado mes de mayo el porcentaje aumentó hasta el 31%. 

En el mismo periodo, descendió del 73% al 37% el número de personas que consideraba que las sumas de dinero que el Gobierno inyectó en la banca iban a repercutirle en forma de financiación o mejoras de las hipotecas contratadas.

En esta línea, en los seis meses que de octubre a mayo descendió un 11,5% el número de hipotecados que pensaban que las administraciones debían plantear medidas de refinanciación familiar.

Por otro lado, y por primera vez en cuatro años entre octubre y mayo descendió del 81% al 77% el número de personas que tenían comprometido más de 40% de su sueldo al pago de la hipoteca. Esta cifra de sobreendeudamiento evolucionó sin descensos desde el 20% registrado en 2006 al máximo del 81% registrado en 2008.

Sin embargo, en los seis meses comprendidos en el periodo evaluado aumentó en casi un 10% el número de personas que tenían comprometido entre el 46% y el 70% de sus ingresos a pagos financieros.

Entre octubre de 2008 y mayo de 2009, creció un 44% el número de entrevistados a los que se les denegó la concesión de un crédito, a pesar de que el número de solicitudes descendió un 10%, dada la pérdida de confianza derivada de la crisis financiera.

La Solución: un seguro de protección de pagos
Para garantizar el afrontamiento del pago de las cuotas mensuales en el caso de que la renta familiar disminuya por motivos de paro, baja laboral o por cualquier otra circunstancia, una solución es la formalización de un Seguro de Protección de Pagos.

Son seguros especialmente indicados para personas que trabajen por cuenta propia, pues, normalmente, el hecho de faltar al trabajo por baja, etc., en estos casos, suele implicar además la desaparición de todo ingreso durante un período.

Aspectos importantes a tener en cuenta antes de contratar un seguro de este tipo:

· Coste: la prima suele ser única y se paga de manera anticipada para toda la duración del seguro (no del préstamo). El coste suele rondar entre el 1% y el 1,5% del importe del préstamo asegurado.

· Duración: suele tener un límite de entre 2 y 5 años. Pasado este período en algunas entidades se permite la renovación y en otras, no. Es importante, si queremos continuar con la cobertura a más largo plazo que permita la renovación. La renovación supondrá el pago de una nueva prima.

· Requisitos: suele ser muy usual que se exija ser empleado con contrato indefinido o ser autónomo. A veces, incluso se puede pedir una revisión médica de la persona.

· Límites: normalmente se pacta el número de meses máximos en los que el seguro pagará el préstamo de forma continuada (normalmente 12 meses seguidos), pues se supone que en caso de desempleo es un período más que suficiente para encontrar un nuevo empleo. Además, en toda la vida del seguro se pone un número máximo de pagos a realizar por el seguro de manera alterna, que suele rondar los 24 meses.

Tags: , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.