La actividad inmobiliaria en 2012 seguirá rozando mínimos

Según un informe de coyuntura de la Asociación Hipotecaria Española, la actividad inmobiliaria en 2012 seguirá bajo mínimos. La organización ha indicado que el marco negativo por el que aún transitará la economía “probablemente incidirá con más fuerza sobre los agentes del mercado que la evolución favorable de ciertos indicadores inmobiliarios”.

En este sentido, destacó la evolución de los tipos de interés o el precio de la vivienda, “que reflejará a lo largo del próximo año la presión vendedora por parte de las entidades financieras”.

Por tanto 2012 será, en términos generales, “un año difícil con tendencias muy similares a las observadas en 2011”, agregan desde la Asociación. En todo caso, desde la AHE subrayan que “de cara a finales de año podríamos asistir a algún atisbo de mejoría que se debería sustanciar a lo largo de 2013”.

Los bancos mandan

Según Carlos Ferrer-Bonsoms, director del negocio residencial de Jones Lang LaSalle, “es muy difícil que los precios toquen fondo hasta que los bancos no se hayan adjudicado la mayor parte de las viviendas que están ejecutándose en los juzgados así como las promociones de viviendas terminadas que están asumiendo como dación en pago”.

En su opinión, “la tendencia será a la baja por las dificultades de vender esos activos y porque al provisionar esos inmuebles adjudicados pueden ajustar los precios a la baja. No veo ningún argumento para que los precios dejen de bajar a nivel general. Que toquen fondo dependerá del ritmo de adjudicación. Veremos si es 2012 ó 2013, es complicado saberlo. Lo cierto es que los datos macro no ayudan se habla de recesión y la situación económica global no anima a pensar que la gente vaya a tener más dinero para comprar”.

Caída de precios acelerada

El ejercicio que estamos a punto de despedir y especialmente el verano han marcado un punto de inflexión en el maltrecho mercado inmobiliario español. Al desplome generalizado de las ventas se ha sumado una caída de precios mucho más pronunciada que en trimestres anteriores, siendo la segunda mano, la mayor damnificada. El ajuste ya no se está produciendo sólo vía cantidades (desplome de las ventas), sino también vía precios.

Hace apenas quince días, el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelaba en su Índice de Precios de Vivienda (IPV), caídas en la vivienda libre del 7,4% en el tercer trimestre del año respecto al mismo periodo de 2010, seis décimas más que la tasa registrada en el trimestre anterior (-6,8%). Por su parte, el índice de Mercados Inmobiliarios Españoles (Imie) de la tasadora Tinsa, mostraba también recientemente cómo el precio medio de la vivienda de nueva construcción cayó un 8% en noviembre respecto al mismo mes de 2010, de forma que acumula un ajuste del 24,5% desde el máximo alcanzado a finales de 2007.

Son múltiples los factores que están alimentando estos descensos, especialmente en la recta final del año. Y todos ellos estrechamente relacionados entre sí. Por un lado, se encuentra el desplome de las ventas que está obligando a numerosos propietarios a realizar importantes rebajas en los precios para poder dar salida en el mercado a sus inmuebles. A lo que habría que sumar las agresivas rebajas de bancos y cajas para limpiar sus balances de ‘ladrillo’.

Tags: , , , , , , , , ,

Deje un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.